Análisis Final Fantasy XIV A Realm Reborn: cuando el éxito se convierte en inconveniente

Con menos de una semana de su lanzamiento oficial para PC y por primera vez para Playstation 3, Final Fantasy XIV: A Realm Reborn ha conseguido ser todo un exito. Miles de fans del MMO han  desbordado literalmente los servidores del videojuego estos últimos días.

FF Realm Reborn review

Y es que Square Enix ha sabido preocuparse de no sólo subsanar muchos de los inconvenientes que le dieron el fracaso a su antecesor, sino que también ha mantenido todos los elementos que hace reconocible un buen Final Fantasy (con perdón de los puristas de las versiones exclusivamente offline).

En efecto, el videojuego es 100% Final Fantasy en todos sus aspectos: Peinados que recuerdan a los protagonistas de otros títulos de la franquicia, los carismáticos moguiris, monturas tan míticas como el clásico Chocobo o la nueva armadura Magitek, sacada directamente de FFIV, las clases que recuerdan a los genials Crystal Chronicles o FF Tacitcs; los cada vez más variopintos jobs, que tan buenos resultados ha dado a muchos de los títulos de la colección… Mensión especial a la posibilidad de cambiar de job con un solo personaje (algo que no se puede hacer con otros MMORPG de tan renombre como el intocable World of Warcraft).

En definitiva, existe un sinfín de elementos más que tan buena sensación nos da cuando jugamos al videojuego y aunque como suele ocurrir con muchos MMO, necesitamos un buen rato para ir adaptándonos a los infinitos menús, personajes, interacciones y muchas más posibilidades que ofrece Final Fantasy XIV: A Realm Reborn y que lo hace un título realmente especial… Si no fuera por un detalle, la sobremasificación.

Como bien decíamos en el título, el éxito puede convertirse en un inconveniente, puesto que como viene siendo habitual, miles y miles de jugadores de todo el mundo se conectan online para poder disfrutar de las primeras horas, algo que al parecer Square Enix no estaba del todo preparado.

problema realm reborn

El sistema de servidores en los que jugaremos se clasifica en mundos (con nombres en clave clásicos como Shiva, chocobo o Masamune). Una vez creamos un personaje, deberemos ubicarlo en uno de dichos mundos y esperar a que este esté libre, algo que no siempre lo conseguimos de forma inmediata. Existe además otro handicap aún peor: los servidores se dividen en dos regiones (básicamente europea y japonesa), las cuales no funcionan de la misma forma dependiendo de la hora a la que juguemos. Por ejemplo, si hemos creado un personaje y lo hemos introducido en un mundo dentro del listado japonés, podremos jugar con él durante la noche sin mucho, en cambio si lo intentamos por la mañana, puede resultarnos imposible (hasta el punto de estar incluso una hora entera intentando sin éxito empezar la partida).

problema entrar realm reborn

La solución a este problema podría ser fácil, creamos un personaje y luego lo transferimos de un mundo a otro según la franja horaria y según la necesidad. Pues bien, por el momento no es posible realizar dicha acción, cada personaje pertenece al mundo en el que hemos creado y si este está completo y no podemos entrar, o aún peor, debido a la franja horaria directamente no nos aparece, nos es literalmente imposible jugar al videojuego.

De momento, Square Enix no ha dado mucha respuesta al problema, pero aunque uno tiene muchas ganas de continuar subiendo de nivel, tener que esperar más de una hora o a que la franja horaria sea la más óptima puede acabar la paciencia a cualquiera.

Así que esperemos que pronto se consiga subsanar dicho inconveniente, ya que Final Fantasy XIV: A Realm Reborn promete, y mucho.

fonti Author

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.