monster boy portada

Análisis Monster Boy and the Cursed Kingdom (PS4)

Después de centrarnos en algunos matamarcianos como bandera de esta nueva tendencia retro de calidad (Super Hydorah o R-Type Dimensions EX) ahora pivotamos hacia un género no menos importante como son las plataformas. De la mano de SEGA, uno de los grandes exponentes de antaño fue Wonder Boy, que además contó hace poco con un más que notable remake, Wonder Boy: The Dragon’s Trap, desarrollado por Lizardcube y publicado por DotEmu. Ahora es el turno de Monster Boy and The Cursed Kingdom, de saque ya un nuevo clásico y una compra must para estas Navidades si aún no te has decidido.

Quien también está detrás de este juegazo es justamente el creador del Wonder Boy original, Ryuichi Nishizawa. Se nota porqué claramente este es el sucesor espiritual de la saga original. El remake fue un muy buen juego pero este se instala en la excelencia a la que sólo se puede llegar con un poco de magia.

Y esa magia se consigue con la intervención de Nishizawa y con la banda sonora de los compositores: Yuzo Koshiro, Motoi Sakuraba, Michiru Yamane, Keiki Kobayashi y Takeshi Yanagawa. Si a todo esto le sumamos el buen hacer de The Game Atelier, el resultado final es impresionante.

Repasemos los puntos clave del juego y luego seguimos con el análisis:

-Seis formas asombrosas con habilidades de combate y plataformas únicas para hacer que tu aventura sea emocionante de principio a fin.
-Desbloquea nuevos caminos y secretos con un equipo especial: busca armas mágicas y objetos que gradualmente abran el mundo.
-Más de 15 horas de aventura épica: explore el nuevo Monster World en un vasto entorno interconectado.
-Animaciones dibujadas a mano.
-Banda sonora de los icónicos compositores japoneses: Yuzo Koshiro, Motoi Sakuraba, Michiru Yamane, Keiki Kobayashi y Takeshi Yanagawa.
-Full HD a 60 fps (720p / 60fps en modo portátil Nintendo Switch).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Argumento y jugabilidad:

Una de las primeras sensaciones cuando empiezas el juego es de recuperar los clásicos Wonder Boy o Chiki Chiki Boys. Es decir, con un tono aparentemente infantil pero preciosista, la trama va incorporando complejidad de forma muy progresiva.

Una maldición transforma a los habitantes del reino en animales. Nosotros pasamos de humano a cerdo, guiño claro al vendedor de Wonder Boy. Recuperar nuestra humanidad es el objetivo y para lograrlo durante 15 horas adoptaremos la forma de una la serpiente, un rana, un león y, finalmente, un dragón. Cada uno con sus habilidades y características. Eso hace que la aventura vaya también mutando, con unas fases coloristas pero nada fáciles en las que deberemos tener bastante paciencia para avanzar.

Además, esta diferenciación de habilidades nos permitirá el acceso a zonas hasta el momento imposibles, con lo cual la exploración también tiene su peso en Monster Boy. A las habilidades debemos sumar las mejoras de salud y equipo. No estamos ante un simple ‘pasapantallas’ y la rejugabilidad es importante.

Han sido un poco criticados los puntos para guardar la partida, los mismos lugares donde apareces después de perder una vida. Básicamente las criticas decían que, en algunos de estos casos, resulta un poco tedioso repetir los mismos pasos afectando el ritmo de la aventura.

Creo que aquí se ha intentado mantener el estilo clásico en el que si morías debías volver a seguir por la misma senda, con el aprendizaje que conlleva. No me parecen puntos de acceso que dificulten, al contrario, están bastante bien situados. Otra cosa es que ahora estemos acostumbrados a guardar la partida en cualquier segundo.

La jugabilidad roza la perfección. La curva de aprendizaje es excelente y controlar las habilidades de cada transformación no es nada complicado. En este tipo de títulos debe ser así. Foco en superar los obstáculos no en entender como se controla un personaje.

Una obra de arte:

Pero al final en lo que destaca Wonder Boy es en sus animaciones dibujadas a mano y en su sensacional banda sonora. Más allá de la aventura y de su flirteo con el género metroidvania, su apartado técnico es tan sublime que observar como otra persona juega es también un placer. Afortunadamente The Game Atelier sigue la tendencia de DotEmu con estilo retro pero sin caer en el pixel por defecto. Son grandes títulos en 2D que habrían sido un auténtico sueño hace 20 años.

La banda sonora de Yuzo Koshiro, Motoi Sakuraba, Michiru Yamane, Keiki Kobayashi y Takeshi Yanagawa es también una pasada. Melodías pegadizas y épicas que ayudan a meterte en la piel de nuestro héroe en cada momento, especialmente ante los final bosses. Aquí además de la BSO es donde brilla, con más intensidad si cabe, el diseño de los personajes.

En definitiva estamos ante un imprescindible para estas navidades. Lástima que de momento no salga versión física pero si puedes hacerte con la versión digital no lo dudes ni un segundo.

Monster Boy and the Cursed Kingdom

39,99
9

Puntuación

9.0/10

The Fangamer Author

¡Deja un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.