Death Stranding

Análisis Death Stranding (PS4 Pro)

¿Qué es Death Stranding?  ¿Un mundo abierto de ciencia ficción? ¿Un simulador de trekking? ¿Un multijugador asíncrono? La respuesta sería nada de eso y todo al mismo tiempo. Así de compleja es la nueva obra maestra de ese genio llamado Hideo Kojima, pero también absolutamente imprescindible para cualquier gamer con cierta experiencia, ya sea en mundos abiertos o en las obras de Kojima. En nuestro Análisis Death Stranding intentaremos ofrecer un poco de luz:

Se dice de Read Dead Redemtpion 2 (otra obra maestra) que requiere de un cierto estado de ánimo para ser disfrutado. Un poco pasa lo mismo con Death Stranding. Puede parecer demasiado tranquilo, simple y repetitivo. Sin embargo, el equipo de Hideo Kojima (80 personas) ha logrado convertir algo aparentemente tedioso en algo épico. Eso sí, siempre y cuando tu predisposición sea la correcta: dejarte llevar tranquilamente por una historia tan fascinante como surrealista.

Una de la cosas que más me ha impresionado de Death Stranding (ya en sus primeros tráilers, antes de jugarlo) es su impecable acabado técnico. La delicadeza de los rostros de los actores y sus emotividad contrastan con la frialdad de los interiores, voluntariamente estériles. El motor del juego está más que trabajado ofreciendo 1080p a 30 cuadros por segundo en PS4, sin parpadear, y el 4K 30FPS en Pro.

¿Pero de que va exactamente Death Stranding? Durante el pasado Tokyo Game Show se presentó un tráiler en el que explica la arriesgada e importante misión que deberá emprender Sam Bridges durante la historia. En este vídeo, titulado Briefing, también se presenta a dos nuevos personajes: Die-Hardman, interpretado por el actor estadounidense Tommy Earl Jenkins y Amelie, interpretada por Lindsay Wagner, actriz y modelo estadounidense.

Die-Hardman explica a Sam Bridges, el personaje protagonista de la historia e interpretado por el actor Norman Reedus, que reconectar las Ciudades Unidas de América todavía es posible gracias a la ayuda de Sam y al nuevo liderazgo como presidenta de la enigmática Amelie, hija de la anterior líder. Además, en una extraña conversación, la propia Amelie explica que, diez años después de su último encuentro con Sam, su cuerpo no ha envejecido ni un solo día porque «sigue en la playa».

Dondequiera que vayamos, nuestra búsqueda nos enfrenta cara a cara con la extrema soledad de nuestro personaje (algo muy importante para Kojima, evocando a su pasado), unas condiciones de trabajo agotadoras y repetitivas y un entorno, en general, inhóspito en el que el «BB» es la excepción, el pequeño rayo de sol que nos general algo de calidez.

Es gracias a este bebé metido en una cápsula (algo tan perturbador como fascinante), conectado a nuestro héroe, que es posible detectar efectivamente a los peores y más pesados enemigos de Death Stranding: los fantasmas que cabalgaron en el mundo de Death Stranding. Nos comunicamos con el bebé, lo tranquilizamos regularmente al mecerlo con el pad, pero también en cada fase de estrés intenso que soporta, debido a nuestras caídas o las batallas que enfrentamos, se convertirá en un pequeño sufrimiento para el jugador.

Jugar con el online habilitado hace que el juego sea más fácil en las áreas reconectadas, sin duda, pero aún así es necesario enfrentarse a lo desconocido solo para lograr la reconexión. Esto especialmente útil para los que se quieran centrar en la historia, evitando encargos/misiones secundarias. Aún así, esto no es recomendable. Parte importante de Death Stranding es la recolección del material y la fabricación de objetos. Se puede obviar pero hasta cierto punto. Si se va demasiado a saco, al final se pierde un poco la esencia.

Siguiendo con el juego online y el concepto de soledad, poner likes a lo que han creado otros jugadores puede parecer  a priori poco relevante, pero si te integras en la dinámica del juego lo acabas haciendo de forma natural. Se agradece la cooperación en un entorno tan solitario y desalmado.

Una vez que una área se «vuelve a conectar» a la red quiral, es mucha más fácil explorar el terreno, encontrar objetos a través de torres de vigilancia, viajar rápidamente a través de la infraestructura de colaboración que construiremos juntos, o establecer escalas para que otros puedan crucar un abismo. Y todo gracias a esta colaboración que invita a mostrar nuestra gratitud.

En definitiva, con la voluntad de no spoilear demasiado con nuestro Análisis Death Stranding, concluir que es para nosotros un candidato muy claro a GOTY (Game of the Year), pero no es disfrutable para todo el mundo. Es necesaria mucha paciencia y bastante tiempo para aprovechar su potencial.

En algunos casos puedes optar por dificultades bajas y disfrutar sólo de la historia, en el de la obra de Kojima es poco recomendable. Eso sí, la historia merece la pena. No sólo por los reconocidos actores con el empaque que le dan, sino también por la habilidad que demuestra este genio japonés, postulándose, una vez más, como uno de los mejores creativos de la industria.

Death Stranding

9.5

Puntuación

9.5/10

The Fangamer Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.